Esto es lo que sabemos hasta ahora de la muerte de Chester Bennington

Chester Bennington se suicidó a los 41 años.
Portada: Rich Fury
Su muerte, el día de ayer, sigue siendo un enigma.
Chester Bennington acabó con su vida a los 41 años en su casa en Palos Verdes, California, y aún nos quedan un mar de dudas.

El día de ayer supimos de improvisto que Chester Bennington se sucidó. A los 41 años, el cantante y líder de Linkin Park decidió darle fin a su vida en su propia casa. La información que ha sido arrojada por la gente cercana es sólo que sucedió, no existe, aparentemente, más información. A lo largo del día hemos podido conocer un poco más de cosas y con el tiempo esperemos poder encontrar la verdad tras esta trágica muerte para el mundo de la música, que se quedó sin uno de los más grandes cantantes de los últimos tiempos.

La policía de California informó que se trató de un suicidio, información que ha sido corroborada por medios y personas cercanas a la banda. Se cree que sucedió en la madrugada entre el miércoles y el jueves, antes de que Linkin Park diera una entrevista y una sesión de fotos a un medio local. Los primeros en saberlo fueron los miembros de la banda y su familia, que se percataron de todo poco tiempo después del suceso.

Chester Bennington terminó con su vida en un día significativo, al menos para él. El 20 de julio habría sido el día que Chris Cornell cumpliera 53 años, de no ser por su suicidio en mayo. La conexión entre las muertes de los dos cantantes pueden llegar a coincidir demasiado, pues ambos murieron por ahorcamiento y ambos eran buenos amigos. Chester incluso cantó “Hallelujah”, original de Leonard Cohen, en su funeral. Asimismo, le dedicó una carta en su cuenta de Twitter diciendo que “no imagino un mundo sin ti en él”.

También se sabe que el vocalista de Linkin Park había sufrido abuso sexual en su infancia. Es bien conocido que intentó suicidarse en el pasado por el traume que le dejó esa agresión sexual. De igual manera, Chester Bennington había confesado hace algunos años lo que su adicción a las drogas le había dejado, dañando su salud física y mental, así como las relaciones con su familia. Esto lo pudo dejar atrás, pero no se sabe bien cuál fue la repercusión de esto más adelante.

Por último, tenemos que hablar de su más reciente álbum, One More Light. Este fue destrozado de manera unánime por los medios y la mayoría de los fans de la banda, que acusaban de una falta de identidad gigantesca que se alejaba por completo de lo que siempre había sido Linkin Park. Se hablaba, incluso, que la lírica era equiparable a lo que “un preparatoriano enojado escribiría en su libreta”. Lo cierto es que muchas de esas letras escondían el dolor que Bennington venía cargando últimamente, y que posiblemente fue ignorado simplemente porque nos concentramos más en la música deficiente, que en lo que nos estaba diciendo el cantante.

Hasta ahora no se saben muchas cosas más. Mike Shinoda, guitarrista de Linkin Park, ha dicho que sacarán un comunicado oficial en cuanto sea posible. Las investigaciones de la policía seguirán adelante y ojalá eso ayude a encontrar la verdad. La pérdida de Chester es irreparable y ha afectado a la industria de la música y a toda la comunidad que creció con Chester y sus gritos. La rabia adolescente que siempre llevaron como bandera, la voz de una generación que no podía hablar porque no era tomada en cuenta, se han desvanecido un poco con su partida, porque al final, sí importó.

Comenta ahora