Las 10 mejores películas de los noventa

Las 10 mejores de los noventa, oi nomás
Portada: Miramax
Una mantita y a aventárselas todas en un día.
Los noventa terminaron el siglo con mucha energía, mucho caos y mucho gran cine que se nutrió de los avances tecnológicos para grandiosas producciones.

Los noventa fueron una época extraña. Parecía que ya todo lo podíamos ver y alucinábamos con que algún proyecto extraño de la CIA monitoreara nuestros cerebros. El cine aprovechaba esa histeria para hacer muchas películas sobre eso, además de que los adelantos tecnológicos nos daban la posibilidad de ver mejores producciones y más imaginativas. Hubieron cantidad innumerable de películas, la mayoría dignas del olvido, pero hay un gran listado de joyas cinematográficas que se quedarán para siempre. Aquí enlistamos las 10 mejores para que estas vacaciones agarres la manta de la nostalgia y te pongas a ver todas estas películas.

Matrix

Esto tenía todos los clichés de los noventa. Cuero, lentes, zapatos brillantes y todo negro. A eso hay que sumarle una historia distópica y universos alternos, junto a una teoría conspirativa del capitalismo tardío y tenemos la ganadora de Keanu Reeves: Matrix. La historia no era tan sencilla y para llevarla a la pantalla encontraron los efectos y secuencias de acción necesarias para darle impacto, mientras que despilfarraban presupuesto. Todo un clásico para seguir usando gel y lentes de plástico.

Undeground

Esta película es Emir Kusturica en esteroides. Todo lo bueno que podemos sacar de este excéntrico directos (que también toca música balcánica) está aquí contenido. La guerra es un tema recurrente en los balcanes, y en Yugoslavia lo saben. 50 años de conflicto ininterrumpido inspiraron a Kusturica para mostrarle a la generación de los noventa que no todo son tenis Nike y canciones de Madonna. El alma se va transformando en las tres horas que dura este filme, llevando hasta la desesperación a todo el que lo ve.

Fight Club

El club de la pelea es de los mejores trabajos que le hemos visto a Brad Pitt. Junto a Edward Norton logran combinar el alter ego y la mentalidad enferma de un mismo personaje con la violencia y la utopía destructiva. La novela más ligera de Palahniuk (no es mentira, sólo lean Tripas y verán por qué esto es sólo como juego de niños) llegó al cine a hacerse justicia, en una adaptación que quedó perfecta con un tono sombrío y juguetón, con el Brad Pitt más rikolino de todos los tiempos.

El Silencio de los Inocentes

Anthoni Hopkins es el equivalente masculino de Meryl Streep. Cualquier papel que tenga lo hace de maravilla, pero Hannibal Lecter es uno de sus trabajos insignia. Con el tema de la psicopatía y el canibalismo, esta resultó una película lo suficientemente traumática para tanto vegetarianos como carnívoros. La agente del FBI encarnada por Judie Foster juega un papel central también, aportando su humanidad para hacer contraste con la evidente falta de juicio de Lecter.

Magnolia

Paul Thomas Anderson es un director complicado. En sus trabajos nunca deja ningún cabo suelto y cada cosa que ocurre y está en escena tiene un significado y una injerencia sobre lo que finalmente quiere decir el todo. Aquí Tom Cruise se llevó a su mejor forma para emprender una historia que es un misterio hasta el final, cuando descubrimos las relaciones entre los personajes. El ambiente todo momento está al borde de la crisis y esperar la explosión es algo que logra esta película de manera genial.

Pulp Fiction

Conocida por algunos como Tiempos Violentos, es una de las más grandes producciones del cine de los noventa. Llevó a Tarantino a su mayor popularidad y a formar el mito que este director utiliza para sí mismo. Difícil de digerir y desconectda casi en todo momento, definió por completo el sello de Quentin, con secuencias cortas de escenas largas. Los diálogos son el mejor complemento y el pegamento de una película que por sí sola podría caerse, pero lleva los conflictos personales de cada personaje al extremo imaginable.

Trainspotting

Hay pocos actores tan carismáticos como Ewan McGregor, que aún siendo un drogadicto logra seducir con su personalidad. En esta película se estudian las problemáticas de la juventud de los noventa, que está perdida entre no saber qué hacer con su vida y no tener oportunidades para desarrollar sus fortalezas, todo queda en el vacío en un paraje donde nada tiene sentido y la exactitud del mundo abruma por su falsedad. Las drogas son el único bote salvavidas, pero este se hunde en vez de salir a flote. Toda una trampa, de la que la única salida es nadar a la orilla, por uno mismo.

El Gran Lebowski

Nuevamente exploramos las grandes falencias del mundo en esta película de comedia que tiene como personaje principal a un hippie que se está haciendo viejo y ya no está en la onda. Tiene que enfrentarse al mundo que no lo quiere con el que no pertenece. Este Dude no quiere estar un ninguno de los bandos, pero necesita resguardarse en algún lado, que termina siendo en su propio ego, que lo hace ver como el máximo ganador aunque lleve perdiendo toda la vida (oh, Cruz Azul, aquí vamos de nuevo).

Resovoir Dogs

Indudablemente la mejor película de Quentin Tarantino. Todo lo que se ha visto en su cine, desde Pulp Fiction hasta The Hateful Eight está en Perros de Reserva. Esta historia sin mucho sentido, sobre un asalto a una joyería, se transforma en una discusión filosófica sobre el bien, el mal, el dinero, la lealtad y hasta los colores cuando el Señor Naranja traiciona a todos. Tarantino tiene en esta la fórmula que lo llevó a su máxima expresión y lo tiene justo donde está.

Goodfellas

Martin Scorsese le dio al público norteamericano todo lo que quería. La fascinación de los gringos por los gángsters y el crimen es larga y siempre ha estado presente en ellos. Esta película explora ese fetiche por lo ilegal en la tierra de la libertad para mostrarles todas sus falencias. El sueño americano está roto, es una pesadilla y nadie hace nada para despertar. El sueño es mejor, aunque no sea lo que uno quiere. Esta realidad, totalmente falsa, está dentro de Goodfellas, mezclada con la violencia para satisfacer el morbo gringo mientras les escupe en la cara por ser tan idiotas.

Comenta ahora