Estos fueron los mejores discos de 2017, según la crítica

Estos son los mejores álbumes de música del 2017 según la crítica
Portada: Art For Progress
Este año no fue tan icónico en la música (o más bien las pérdidas musicales) como el 2016, pero nos entregó álbumes que se quedarán en nuestros corazones durante muchísimo tiempo. Está por terminarse el año y para cerrarlo como se debe, hagamos un recuento de los mejores álbumes que la música nos entregó a […]

Este año no fue tan icónico en la música (o más bien las pérdidas musicales) como el 2016, pero nos entregó álbumes que se quedarán en nuestros corazones durante muchísimo tiempo.

Está por terminarse el año y para cerrarlo como se debe, hagamos un recuento de los mejores álbumes que la música nos entregó a lo largo de 12 meses en los que hubo regresos inesperados, resurgimientos, nuevas caras y reconciliaciones con muchos artistas. Por eso hemos recopilado y rankeado los mejores álbumes que la crítica especializada eligió como lo más chido del 2017.

30. As You Where – Liam Gallagher

El verdadero genio tras Oasis es Liam, no Noel. Después de muchos tiempo sólo utilizando su voz para echar bilis decidió sacar un álbum y suena a todo lo que la banda británica nunca nos pudo entregar por el pleito entre los dos Gallagher.

29. A Long Kiss Goodbye – Kid Bloom

El primer álbum de larga duración de Kid Bloom llegó a confirmar lo que en 2016 nos prometieron. Mucho groove y guitarras que nos llevan en un viaje que se hace corto a medida que avanzan los tracks de su gran debut.

28. Everything Now – Arcade Fire

El regreso de la banda canadiense no fue lo que los fans esperaban, sin embargo se les siente cómodos en la busca de un sonido diferente que los siga representando, además de combinarlo con sus pretensiones ideológicas que no han cambiado nunca.

27. Harry Styles – Harry Styles

El ex-One Direction sorprendió a todos con un álbum que no sonó nada al pop de los primeros álbumes de la banda británica, sino a una evolución de lo que intentaron en Four y Made In The A.M. Con canciones de rock clásico y baladas poderosas, se metió a una escena que no lo tenía contemplado.

26. I See You – The XX

Su regreso era muy esperado por todos y se dio de una manera extraña. Mientras muchos creen que es su peor trabajo, otros creen que han tomado un camino más claro. Lo único cierto es que el cambio que vino desde Jamie XX les dio una frescura en su sonido, alejándose un poco del sonido suave, oscuro y ligeramente rítmico de sus primeros dos álbumes.

25. Pleasure – Feist

La canadiense se ausentó durante mucho tiempo y regresó con un álbum que explora el tema del placer, la satisfacción y sus opuestos. Con letras un poco más cercanas y sonidos que siguen teniendo su guitarra y voz como protagonistas, Pleasure consuma la madurez de Feist.

24. Cigarettes After Sex – Cigarettes After Sex

El debut de Cigarettes After Sex fue tal como lo esperábamos. Un álbum lleno de melodías profundas y ampliamente melodiosas con letras que nos remiten a un lugar que es todo luz en una gran obscuridad.

23. Ti Amo- Phoenix

Phoenix entregó su propia carta de amor a Italia con álbum. El sonido sigue siendo el que los franceses nos han mostrado desde United, con la característica predominante del tema del álbum. Las canciones siguen siendo grandes dosis de felicidad inmediata y demuestran que no pueden quedarse estancados en un sólo lugar.

22. Flower Boy – Tyler The Creator

La apertura con la que habla Tyler en este álbum junto a los grandiosos beats de soul y R&B que lo caracterizan lograron que esta vez viéramos al rapero más allá de la ironía que maneja su carrera y todas las colaboraciones parecen ser adecuadas. Es un álbum que no parece que nada le sobre ni le falte.

21. CTRL – SZA

SZA demuestra que se puede lidiar con los opuestos. La inseguridad siempre se codea con la inseguridad, que el amor es tanto una atracción física como una conexión sentimental y que las dudas del empoderamiento femenino también están en los hombres afectados por el machismo. Cada gramo de CTRL se siente real y lograr eso es complicado hoy en día.

20. City Of No Reply – Amber Coffman*

Este no fue considerado por la crítica como uno de los mejores del año. Fue más bien ignorado, pero en PM queremos hacerle una mención honorífica. La frescura del pop de Amber, que fue la cantante de Dirty Projectors antes de este álbum, contrasta con la lírica que nos lleva al absurdo de la vida citadina y sus dramas cotidianos.

19. Take Me Apart – Kelela

Aunque no se nos hizo verla en México por problemas de logística, tenemos este álbum que destila emoción y sentimiento en cada track. Tal vez sea lo personal que se tornan las historias del álbum lo que nos acerca tanto a ella, además de complementarse un pop moderno y hasta cierto punto que se puede escuchar en el mainstream.

18. Pure Comedy – Father John Misty

El drama y el histrionismo de Father John Misty va desde sus canciones hasta su show. Ahora, con este álbum nos entregó un musical que nos hace preguntas sobre la industria del entretenimiento, el capitalismo y los temas recurrente de Josh Tillman: la soledad y la tristeza.

17. American Dream – LCD Sound System

Una de las bandas que nunca debieron irse y que nos lo recuerdan a cada paso en el álbum. Una producción que está enfocada a los finales de todo, amor, amistades y hasta del Sueño Americano, podrido y caduco.

16. No Shape – Perfume Genius

Presumiblemente uno de los discos mejor producidos del año, con una solidez de principio a fin que no se encuentra en cualquier sitio. El cuatro álbum de Mike Hadrea explora la decadencia en todo sentido, como la falta de forma.

15. Modern Cosmology – Jane Weaver

Otra de las menciones honoríficas pertenece a Jane Weaver, que revivió la psicodelia sin quitarse su esencia ni volver un producto para fanáticas gritonas como Tame Impala. Los contantes cambios de Jane nos trajeron a este álbum que bien podría haberse hecho hace 50 años y seguiría siendo recordado hoy.

14. Drunk – Thundercat

Thundercat salió de un circuito de sólo acid jazz gracias a Kendrick Lamar, que le abrió el mar para mostrar su música a más gente. Drunk es una muestra de virtuosismo en cada pista que se eleva hacia buscar el sentido de vivir por vivir.

13. Sleep Well Beast – The National

El drama se transforma en caos en la séptima producción de la banda de Matt Berninger. La lírica pesimista y los sonidos oscuros se combinan para decirnos muy precisamente por qué sólo nos queda abrazarnos ante esta balacera que es la vida.

12. A Crow Looked At Me – Mount Eerie

Posiblemente el álbum más triste que se haya hecho en muchísimos años. Mount Eerie produjo este disco desde la habitación donde murió su esposa, a quien está dirigido y dedicado. Encontramos sus confesiones y su proceso para tratar de vivir sin su compañera.

11. Not Even Happiness – Julie Byrne

La voz de Julie Byrne y la música folk busca su propia esencia. No sólo en sonido, donde logra armar un panorama de contemplación sobre sí misma. Con los ojos cerrados, mirando hacia adentro, consigue un resultado tan ambicioso como lúcido.

10. Big Fish Theory – Vince Staples

El segundo álbum de Staples combina el rap con bases rítmicas más complejas que sólo sampleos, así como una historia que se cuenta a través de la fama y sus consecuencias más visibles en lo que no la ostentan.

9. Antisocialites – Alvvays

Alvvays ha encontrado su lugar en el mundo con grandes tracks que se convierten en himnos personales de su audiencia. Con melodías suaves y una voz que prácticamente te acaricia el oído entregaron un material que tiene una fuerza dócil en cada una de sus partes.

8. I’m Not Your Man – Marika Hackman*

Otro que se le escapó a la crítica y que merecía haber estado altos en los rankings fue el tercer lanzamiento de Marika Hackman. Esta crítica hacia la feminidad preestablecida con líricas fuertes y poderosas, hace ver en la británica una de las voces a seguir, aunque seguramente desde las sombras, donde predomina más el talento que la popularidad.

7. A Deeper Understanding – The War On Drugs

La obsesión de Adam Granduciel en esta producción crea una experiencia difícil de igualar por lo perfección que busca, haciendo que parezca cada detalle como parte única e inamovible en donde se encuentra. Una historia que mientras más se relee se vuelve más profunda y compleja.

6. Turn Out The Lights – Julien Baker

Al igual que Moun Eerie, el álbum de Julien Baker nos sume en la tristeza, pero a diferencia del otro, esta se siente en carne propia y no desde la empatía. Letra y música se combinan como una bomba molotov oscura que se expande con sus sonidos largos y líquidos.

5. DAMN. – Kendrick Lamar

Kendrick Lamar lleva tres años poniéndose en la cima de los conteos de música. Este año lanzo otra piedra angular en el rap de los últimos años. A diferencia de To Pimp A Butterfly, explora más su personaje de Kung Fu Kenny en busca de elevar su figura y no una protesta. Con beats sencillos y sampleos cortos, Kendrick consiguió conquistar nuevamente la industria, aumentando más su mito moderno.

4. Halo – Juana Molina

La colombiana es un joya escondida de la música. Cada producción que realiza se mueve en la perfección de la realización y en lo innovador y fresco de la composición. Halo toma elementos electrónicos y bajos profundos para hacer que su máscara siga sin caer.

3. Process – Sampha

Desde principios del año se sabía que Sampha había hecho uno de los mejores álbumes del año sin necesidad de que llegara diciembre para confirmarlo. La producción fue meticulosa y obsesiva y eso le dio la capacidad de sobrevivir sin ser sepultado por nadie. Por otro lado, la composición de un todo con elementos sencillos se vio nutrida por la fuerza de su voz, nostálgica y rememorante.

2. Melodrama – Lorde

La reconciliación con Lorde fue sencilla. El hype que se armó a su alrededor fue extremo a pesar de que Pure Heroine fuera algo más bien malito. Esta nueva producción captura emociones modernas como ninguna otra cantante. Taylor Swift podrá hacer la polémica que quiera, pero no tendrá los resultados y la sinceridad de Lorde.

1. Science Fiction – Brand New*

El número uno tiene que ser una mención honorífica porque la prensa relegó a Brand New y le aplicó la ley del hielo por las acusaciones de acoso sexual de Jesse Lacey, líder de la banda. Sin embargo, y apuntando el dedo nuevamente a Jesse, su música es un tema aparte, que este año consiguieron entregar un álbum íntimo, que demuestra el crecimiento en la habilidad de sus integrantes, tanto como letristas como músicos. Con guitarras rasposas y bajos potentes, lograr llevar al escucha a un terreno vacío, donde se encuentra él y su propia oscuridad.

Comenta ahora